listen live button
  • Volkswagen Passat… ¿Queriendo “passat” inadvertido?

    Pocas compañías automovilísticas han tenido en Estados Unidos, un paso tan de “montaña rusa” como Volkswagen. Por primera vez asomó en 1949, y vendió solo dos vehículos ese año. Cinco años más tarde llegaba al millón de unidades vendidas en solo 12 meses, logro que justificó la creación en 1955 de Volkswagen América. El Volkswagen Type 2, conocido como Transporter y Kombi en varias partes del mundo o Panel o Caravelle, en México, vino a revivir las ventas en esta parte del mundo. Era solo el segundo modelo de auto de VW, y se convirtió en el favorito medio de transporte para los hippies norteamericanos durante la década de 1960, consumándose como un ícono del movimiento de la contracultura estadounidense.

    A principios de la década de los noventa, Volkswagen barajaba seriamente la idea de retirarse del mercado norteamericano, debido a la decadencia de sus ventas. Nuevas ideas y modelos como el “nuevo Beattle” llegaron a tiempo, y poco a poco la demanda aumentó, al extremo que, en el 2011, edificación de una planta de ensamblaje en Chattanooga, Tennessee.

    Hoy, Volkswagen diversifica su alineación con todoterrenos, a la vez que trata de lavar su imagen luego de la debacle provocada por el escándalo de emisiones en sus motores Diesel. El auto que reseñamos esta semana, Passat SL Premium, se ensambla en la planta de Tennessee y es el mayor auto en la alineación de Volkswagen, siendo una de las ofertas de sedanes medianos más espaciosas del mercado, con un enorme baúl y un asiento trasero listo para llevar un par de miembros del equipo de baloncesto Los Angeles Lakers.

    El Passat, sin embargo, no es un auto atractivo para los apegados al estilo. Lleva más de seis años sin recibir una verdadera renovación, y después de su actualización a mitad del ciclo hace un par de años, ha seguido la tradición de ser un vehículo de modales moderados, casi empeñado en no destacar entre la multitud.

    Nuestro Passat de prueba, un SEL Premium, venia bien equipado, con mejor interior, control de clima automático de doble zona, volante forrado en cuero, e iluminación interior de ambiente. Las superficies de los asientos son de cuero, y los asientos delanteros tienen calefacción y se pueden ajustar en seis direcciones con soporte lumbar para mayor comodidad. Aun así, es justo reconocer que el interior es bastante sobrio y no muy rico en materiales.

    El sistema de info-entretenimiento del Passat SEL Premium incluye una pantalla táctil de 6.3 pulgadas con botones a lo largo de cada lado, para las funciones más utilizadas y el disfrute de los que como yo, nos gusta más el tacto en esos botones para no desviar la vista de la carretera.

    Es un sistema fácil de dominar, pero la pantalla es pequeña y no hay una opción más grande disponible. Los gráficos comienzan a enseñar el paso del tiempo y la posición de la pantalla es algo baja, lo que provoca cierta distracción. En el lado positivo, Apple CarPlay y Android Auto están disponibles y la conectividad con los teléfonos inteligentes es perfecta.

    El Passat también viene con un conjunto sólido de características de seguridad, incluso en niveles de equipamiento base. Control de crucero adaptativo estándar y frenado automático posterior a la colisión son estándar. Este sistema de frenado que no es tan conocido puede evitar luego de una colisión que el auto continúe rodando sin control y golpee a otros autos. Todos, excepto el modelo base, tienen advertencia de colisión frontal con frenado de emergencia autónomo y monitor de punto ciego con alerta de tráfico trasero. Estas prestaciones todavía están disponibles como una opción en el Passat base.

    El SEL Premium y el SEL Premium V6 agregan advertencia de salida de carril, control de distancia de estacionamiento y asistencia de dirección de estacionamiento como características estándar.

    Conducir el Passat es más divertido este año, gracias a su nuevo motor turbo de cuatro cilindros y 2.0 litros. Este es el motor base en todos los modelos, excepto el superior SEL Premium que utiliza el motor V6. Este nuevo motor turbo tiene 174 caballos de fuerza y 184 lb / ft de torque y está emparejado con una transmisión automática de seis velocidades. Es un motor sólido y agrega algo de energía al Passat más barato.  Tiene buena economía de combustible, 28 millas por galón en manejo combinado.

    Los que estén dispuestos a sacrificar economía por mejor aceleración, el motor de 3.6 en V6 y 280 caballos como el que probábamos, lo complacerá, pero con 5 millas menos por galón.  En la carretera, el Passat se siente sólido y satisfactorio, con un manejo bastante ágil, un viaje cómodo y una cabina muy tranquila. La transmisión es suave y ayuda a administrar la entrega de energía para la mejor respuesta posible. Este no es un automóvil deportivo, pero el Passat, tiene mucha potencia cuando lo necesitas.

    Posibles compradores encontraran motivo para regocijo en la nueva garantía de Volkswagen, ahora extendida a 72,000 millas o seis años.

    Hay varios ajustes para elegir un Passat. Sin embargo, si desea el motor V6, solo tiene dos opciones: el GT y el SEL Premium de primera línea. Con precio de $22,995 el modelo S es el Passat más barato. Le siguen el R-Line y Passat SE por $2,000 y $3,300 adicionales. El Passat GT comienza en los $29,145 mientras que el tope de gama, un SEL Premium, trae precio inicial de $31,650.

    El Passat quizás no es el sedán ideal si está buscando enseñar estilo a sus vecinos o compañeros de trabajo, pero su cabina y maleteros espaciosos, y la naturaleza fácil de conducir, lo convierten en un excelente sedan familiar. Un automóvil para conducir en ciudad con amigos o colegas, o para viajes largos en carretera con la familia. Con seis niveles de equipamiento, dos motores disponibles y un sólido conjunto de características repartidas por toda la línea, hay un Passat adecuado para todos los presupuestos.

    Mas sobre autos en: Automotriz.TV

    Comments are closed.